Saltar al contenido →

PadronLecuona.com Entradas

Contacto con el editor de "Un paso por delante de la bolsa"

Después de haber publicado una reseña sobre "Un paso por delante de la bolsa" en la que decía que me fue imposible conseguir el libro en versión impresa y castellano, se puso en contacto conmigo el editor del mismo Norbert Bartl (la web está en alemán). Según me comentó, aún tiene algunos ejemplares del título en su almacen y para aquellos que lo deseen, estaría encantado de gestionar la venta.

El coste de cada ejemplar sería de 19,50€ cada unidad, más gastos de envío. En caso de que se fuesen a comprar cantidades grandes, el precio sería negociable.

Para ponerse en contacto con el editor y pedir más información sobre medios de pago, tiempo de envío y demás, basta rellenar el siguiente formulario:

Aviso importante: desde esta web solamente trato de poner en contacto a la parte compradora y vendedora, y no asumo ningún tipo de responsabilidad en la compraventa ni percibo ninguna compensación económica por hacer esta publicación. Esta es una página web meramente informativa.

JP.

5 comentarios

La trinidad imposible

Hoy me gustaría hablar de un concepto económico conocido como la Trinidad Imposible (aunque también la he visto nombrada como la tríada imposible). Básicamente se basa en que, en la fijación de las políticas económicas, existen tres objetivos que no se pueden cumplir simultáneamente. Solo es posible cumplir dos. Estos tres objetivos son los siguientes:

  • Libertad en en la circulación de capitales: es decir, que el capital pueda entrar y salir libremente de una economía sin restricciones
  • Política monetaria independiente: mantener la base monetaria que desee la autoridad competente en la materia (Bancos Centrales, Reserva Federal, etc.)
  • Estabilidad cambiara: un tipo de cambio fijo de la moneda local con respecto al resto de divisas

Analicemos ahora por qué es imposible conseguir los tres objetivos a la vez. Supongamos, en primer lugar, que un país desea tener una política económica que implique libertad de capitales y política monetaria independiente. En ese caso, para que se cumpla el requisito de libertad de capitales, la moneda local se debería poder cambiar en cualquier momento, bien sea comprando o vendiendo divisas. Sin embargo, puesto que la autoridad monetaria desea mantener su base monetaria independiente, no podrá intervenir en dicho mercado y, por lo tanto, el tipo de cambio de la divisas fluctuará libremente -dos de tres objetivos cumplidos. Este es el caso de las economías occidentales, como la Zona Euro, Estados Unidos, Inglaterra...

Supongamos, en segundo lugar, que un país desea tener una libre entrada y salida de capitales y al mismo tiempo poseer un tipo de cambio fijo. La única manera de que los operadores puedan comprar y vender la moneda con respecto al resto de divisas es que exista algún agente del mercado que esté dispuesto a comprar y vender a ese precio, es decir, que intervenga el mercado. Este agente debe ser, necesariamente, la autoridad monetaria que a través de la emisión o compra de la moneda en el mercado de divisas aumentará o reducirá la base monetaria -dos de tres objetivos cumplidos. Este es el caso de China, que en su apertura hacia el capitalismo ha decidido dejar un tipo de cambio fijo, siendo el Banco Popular Chino quien suministra liquidez en el mercado. Dado que todo el mundo está comprando yuanes (principalmente, Estados Unidos) el Banco Popular Chino está acumulado una ingente cantidad de divisas.

Por último, supongamos que un país intenta tener una política monetaria independiente y un tipo de cambio fijo. Al no haber una autoridad monetaria que aportase liquidez a la moneda local en el mercado de divisas, tan solo podría entrar o salir capital de la economía cuando otros dos agentes se pusiesen de acuerdo en dicho tipo de cambio prefijado, limitando, de esta manera la entrada y salida de capital -dos de tres objetivos cumplidos. Si no existiesen esos dos agentes que llegan a un acuerdo en el precio de la divisa, estaríamos hablando de una economía autárquica. Además, no tendría sentido un tipo de cambio flexible en un país que no dejase entrar y salir al capital libremente. Por otro lado, estar cerrado al comercio internacional significaría que ese país debería autoabastecerse, tanto desde el punto de vista de subsistencia como de progreso tecnológico. Este cierre llevaría implícito un retraso significativo con el resto de países del mundo, como ha sucedido en economías cerradas como otrora la china, la española durante el franquismo o el comunismo cubano o norcoreano.

Que cada país o economía decida que dos objetivos desea cumplir. Personalmente, prefiero el primer caso.

JP.

Un comentario

Entrevista a José Olalla, CIO del BBVA

Navegando en la web Club-MBA encontré esta entrevista al Chief Information Officer (CIO) del BBVA, José Olalla. En ella habla de temas que considera de vital importancia para el desarrollo del banco tanto a nivel nacional como internacional, su perspectiva de la situación económica y hace un breve repaso sobre su trayectoria profesional.

“La innovación forma parte del ADN del BBVA”

Recomiendo su lectura.

JP.

Deja un comentario

When Oil Peaked

"Hubbertistas contra curnicopias"

Título: When Oil Peaked

Autor: Kenneth S. Deffeyes

Valoración: 8/10

Editorial / Año de publicación / nº páginas: Hiland Wang / 2010 / 152 págs.

ISBN: 978-0-8090-9471-4

Recomendado por una persona muy cercana a mi y que tiene una gran relación y conocimiento con el mundo de la energía, este libro me ha parecido el equivalente en el campo del petróleo de "Brevísima historia del tiempo" de Stephen Hawking, con respecto a la física.

Sin entrar en complejos (o quizás no tanto) razonamientos científicos, Deffeyes hace una aproximación a las dos vertientes que hay ahora mismo sobre el futuro del petróleo. Una de ellas, la de los curnicopias hace referencia a que el petróleo es una materia de la que podremos abastecernos eternamente, como hacía en la mitología griega el cuerno de la prosperidad y la afluencia.

Otra de las vertientes, la hubbertistas y la defendida por el autor, trata de que aplicando distintos tipos de curvas de probabilidad, se puede predecir cuándo la producción de petróleo llegará a su punto más álgido. A través de la teoría del pico, el geofísico King Hubbert calculó, en 1956, que EE.UU. alcanzaría su punto máximo de producción hacia finales de 1960 o principios de los 70. Y, en efecto, así fue, en 1970 EE.UU. marcó su máximo de producción petrolífera haciendo que esta teoría ganase adeptos. A nivel mundial, el cálculo fue realizado por Deffeyes previendo que el apogeo de la producción se produciría en en 2005 y, aunque no hay una fecha exacta, la Agencia Internacional de la Energía publicó en noviembre de 2010 que la cúspide de producción mundial se alcanzó en el año 2006 (poca distancia relativa con respecto a las predicciones de Deffeyes que puede venir motivada por las distintas maneras de contabilizar las reservas; cuando se descubren, cuando se perforar y cuando se producen).

Posteriormente, el autor trata diversos tema relacionados con el petróleo como otras fuentes de energía tanto pasadas, presente o futuras. Deffeyes aborda los nuevos descubrimientos en torno al gas natural como una bomba de oxígeno de donde la humanidad, junto con la energía nuclear, podrá seguir respirando durante un período de en torno a 100 años, pero que finalmente deberá producirse una migración a energías de fuente solar.

El autor también hace algunas aportaciones económicas, como un pequeño modelo que ha desarrollado para valorar empresas petrolíferas. Su esquema se basa, principalmente en los siguientes puntos:

  • Divide el Enterprise Value de una compañía entre sus reservas de petróleo
  • El resultado, que obtendría dólares por barril de reserva, lo ordena del menor al mayor precio
  • De la lista, tacha las siguientes compañías: i) capitalización bursátil inferior a $1.000M, demasiado volátiles; ii) aquellas con posiciones cortas demasiado elevadas, puede que alguien esté sospechando algo con respecto a esa compañía; iii) caídas recientes en la cotización individual de la acción que no esté acompañada por el mercado; lo que implicaría una mala gestión
Con esta estrategia, se posicionaría en aquellas acciones relativamente más bajas con respecto a sus reservas de petróleo dado que, previsiblemente, y por las presiones alcistas sobre los precios del petróleo que tiene la teoría del pico, elevarán la cotización de dichas compañías. En otras palabras, estaría comprando las reservas de petróleo más baratas del mercado.
 

Otra de las sugerencias que hace Deffeyes sería la creación de un impuesto a la volatilidad de las acciones, cuanto más alta fuese la volatilidad mayor sería la tasa a aplicar, siendo la relación inversa. Sin embargo, no estoy de acuerdo con esta idea dado que, al fin y al cabo, la volatilidad es un indicador del riesgo de las inversiones y mediante la aplicación de este impuesto se estaría coartando a los operadores del mercado, reduciendo artificialmente el riesgo percibido por otros operadores. Esto les haría penar que, quizás, sus inversiones no fuesen tan arriesgadas como realmente lo son. De hecho, antes de los grandes crashes bursátiles de 1929 y 2007, hubo un periodo de escasa volatilidad lo que implicaba bajo riesgo. Antes del crack del 29, se decía que la cotización de las acciones había alcanzado un punto en el que estas permanecerían durante muchísimo tiempo a unos niveles similares (baja volatilidad). Como se pudo comprobar, nada más lejos de la realidad... Procuraré escribir otro post tratando un poco más en profundidad este aspecto.

En definitiva, me parece un libro muy recomendable y que aporta una perspectiva interesante sobre el mercado del petróleo, la energía, las materias primas y sus implicaciones económicas. Por cierto, creo que me decanto por la vertiente hubbertista porque no creo que los recursos vayan a generarse indefinidamente, ya estamos viendo lo que está pasando en esta crisis con los recursos económicos. El cuerno de la abundancia se lo dejo a la mitología griega.

JP.

Comentarios cerrados

Un paso por delante de la bolsa

"Cómo usar lo que ya sabes para ganar dinero en la bolsa"

Título: One Up On Wall Street: How To Use What You Already Know To Make Money In The Market (Título en castellano: "Un paso por delante de la bolsa")

Autor: Petery Lynch (con John Rothchild)

Valoración: 10/10

Editorial / Año de publicación / nº páginas: Fireside / 1989 / 304 págs.
ISBN:0-7432-0040-3

Peter Lynch es uno de los más afamados financieros y gestores de fondos de la historia. Inició su "carrera" como caddy en un club de golf, donde escuchaba hablar de compañías y cotizaciones a empresarios y financieros, quedando fascinado por este mundo. Posteriormente, acabó dirigiendo el Fondo Magellan, de la gestora Fidelity Investment, obteniendo desde 1977 hasta 1990 unos retornos medios del 29,2% anual y batiendo por goleada cualquier índice o sector.

Pero la idea de este post no es hablar de Peter Lynch, sino de uno de sus libros: "Un paso por delante de la bolsa". En él, Lynch hace un recorrido a través de cuáles son sus criterios de inversión y cómo encontraba empresas que acababan convirtiéndose en tenbaggers, es decir, que multiplicaban su valor por diez. En el texto, hace una aproximación tanto financiera como psicológica sobre las inversiones y sobre inversores - parte fundamental del libro, matizando, claramente, cuáles son para él las principales diferencias entre un inversor profesional y uno particular.

El libro se divide en tres grandes bloques: (i) preparándose para invertir, (ii) eligiendo a los ganadores y (iii) una visión a largo plazo. En cada uno de ellos, el autor trata de establecer los cimientos para conseguir una metodología de inversión con la que se pueda batir consistentemente al mercado (si realmente es posible, pero eso ya será tema de otro post).

Sin intención de menoscabar la lectura del libro, sino más bien todo lo contrario, les dejo cuáles son las principales ideas de este inversor que ha creado tendencia y del que estoy seguro que se seguirá hablando durante muchísimo tiempo:

"

  • Tienes que saber qué es lo que compras y por qué lo compras. Guiarse por el presentimiento de que una acción va a subir, no sirve.
  • Detrás de cada acción hay una compañía. Averigua a qué se dedica.
  • Si no investigas las compañías donde inviertes, tienes la mismas probabilidades de éxito que ganar en una partida de póquer sin mirar tus cartas.
  • Nunca inviertas en una compañía en la que no comprendas sus estados financieros. Las grandes debacles en la cotización de una acción suelen ser de compañías con un balance débil.
  • Observa en la calle compañías que estén teniendo éxito y que consideres que sus productos son una maravilla. Con esta técnica puedes descubrir excelentes oportunidades de inversión mucho antes que los profesionales.
  • Si no encuentras ninguna compañía atractiva donde invertir guárdate el dinero en el banco hasta que la descubras.
  • Deja de prestar oídos a los profesionales. El dinero tonto es solo tonto cuando presta oídos al dinero listo. No sobrestime la habilidad ni la sabiduría de los profesionales.
  • A menudo no existe una correlación entre el éxito y los resultados de una compañía y la evolución de su cotización en los siguientes meses o incluso años. Sin embargo, a largo plazo, la correlación entre el buen desempeño de una compañía y su cotización es del 100%. Esta ineficiencia del mercado es clave para ganar dinero. Recompensa ser paciente y comprar acciones de compañías exitosas. Olvídate por tanto de las fluctuaciones a corto plazo.
  • Poseer acciones es como tener hijos. No tengas más de los que seas capaz de manejar. Un inversor a tiempo parcial probablemente tenga capacidad para seguir entre 8 y 12 compañías y tener 5 en su cartera.
  • Invierte solo lo que puedas perder sin que esa pérdida represente un cambio en tu vida actual o futura.
  • Trata de evitar comprar acciones calientes en industrias que estén de moda. Buenas compañías en industrias maduras son de forma consistente las grandes ganadoras.
  • Si quieres comprar acciones de compañías que estén en una industria con problemas, compra siempre acciones de las compañías líderes en la industria y espera a que aparezcan los primeros signos de recuperación antes de comprar.
  • Con compañías pequeñas, es mejor esperar a comprar acciones una vez que estén generando beneficios.
  • Todo el mundo tiene el cerebro suficiente para ganar dinero en bolsa, pero no todo el mundo tiene suficiente estómago. Si eres de los que son susceptibles de vender toda su cartera en los momentos de pánico del mercado, mejor que no inviertas en acciones.
  • Nadie puede predecir los tipos de interés, ni la evolución de la economía o de la bolsa. Olvídate de todo ese tipo de estimaciones y céntrate en lo que actualmente les está pasando a las compañías en las que has invertido.
  • La renta variable tiene a ser aceptada como inversión prudente en el momento en que no lo es. El inversor suele ser pesimista u optimista en los momentos menos apropiados, por lo que es contraproducente tratar de invertir en mercados buenos y salir en los malos."
  • Siempre hay signos de preocupación. Pero vende una acción porque los fundamentos de la compañía se estén deteriorando, no porque el cielo se pueda caer. Invierte en compañías, no en el mercado.
  • 6 aciertos de cada 10 es lo que se necesita para marcar un récord envidiable en la bolsa.

"

En definitiva, recomiendo arduamente la lectura de este libro a aquellas personas que estén pensando en invertir en bolsa (personalmente, creo que es un momento fantástico para hacerlo) o aquellas que estando invirtiendo ya, quieran tener una opinión sobre uno de los padres de la inversión value.

Nota: En 1991, la editorial Verlag Norbert Bartl sacó una edición en español pero me ha resultado imposible conseguirla impresa. No obstante, me consta que hay circulando por Internet una versión en PDF del libro en castellano, aunque siempre es mejor comprar un ejemplar del libro, aunque sea por Amazon y en inglés...

Actualización: se ha puesto en contacto conmigo el editor de la versión en español del libro. Para más información, haz click aquí.

JP.

3 comentarios

Un niño de 13 años crea un sistema que mejora la energía solar en un 20% gracias a Fibonacci

Acabo de leer esta noticia en RTVE.ES que habla de como un estudiante de instituto, aplicando unos conocimientos científicos básicos como es la sucesión de Fibonacci, ha diseñado una estructura de colocación de placas solares que mejora la eficiencia de las mismas en hasta un 50% (20% de media).

El muchacho en cuestión hizo, simple, llana y tan extraordinariamente el ejercicio de observar a los mejores recolectores de energía solar, los árboles, analizar el patrón de la estructura de sus hojas y... Voilà! Una mejora de eficiencia espectacular... ¡Y todo esto con tan solo 13 años!

Modelo de árbol fotovoltaico eficiente

Creo que lo que ha hecho este niño es un ejercicio meridiano de humildad y de cómo incluso las mejores mentes no son capaces de superar a los millones de años de conocimiento acumulado por la evolución de la Naturaleza.  Habrá que pensar formar de aplicar este tipo de experiencias que redunden una distribución más eficiente de los escasos recursos que disponemos para intentar mejorar la calidad de vida y generación de valor...

Actualización (Bonus III - lo pongo por encima del resto debido a su importancia): A través de un comentario, Eddie nos pasó este magnífico enlace a un avance del programa Redes, que se puede ver al completo en Internet. En él, se habla de cómo los seres humanos deberían copiar lo que hace la naturaleza para ser más eficientes. ¡Muchas gracias, Eddie!

 Bonus: dejo otro ejemplo de actualidad donde se puede apreciar la sucesión de Fibonacci en la Naturaleza, esta vez a través de su desarrollo en espiral aúrea, el huracán Irene.

Huracán Irene en su formación sobre el océano Atlántico

Bonus II: Otra foto de Irene donde, además, viene marcada la espiral áurea, por cortesía de @Gerson_hg

 

Espiral áurea superpuesta al huracán Irene

JP.

Un comentario

Ampliaciones de capital liberadas vs. reparto de dividendos

En el siguiente post vamos a ver las diferencias de retribución al capital, tanto desde el punto de vista del accionista como del de la empresa, entre el reparto de dividendo y la entrega de acciones mediante ampliaciones de capital liberadas con cargo a reservas.

En primer lugar y a modo de contextualización, el fin de un accionista que invierte en una sociedad es recibir una remuneración del capital dispuesto. Una vez que la empresa ha obtenido beneficios, la manera tradicional de remunerar el capital de los inversores ha sido mediante de la distribución de un dividendo con cargo a las reservas generadas por dicho beneficio. Veamos un ejemplo en el que se lleva a cabo este procedimiento, es decir, el balance de situación de la empresa una vez que se ha transformado la cuenta de pérdidas y ganancias en reservas,  el pago del dividendo contra la cuenta de tesorería de la empresa y el balance de situación final.

Supongamos que una empresa tiene un balance por un valor de 1.000, teniendo 100 u.m. en tesorería que piensa repartir en forma de dividendo con cargo a la cuenta de reservas que figura en el balance por el mismo importe:


Para llevar a cabo dicho reparto, deberá realizar el siguiente asiento contable, grosso modo, teniendo en cuenta el impacto fiscal en el que ahondaremos más adelante:

Siendo el balance de situación tras el reparto del dividendo el siguiente:

Después de este proceso, cabe destacar los siguientes puntos:

  1. Se ha retribuido al accionista, objetivo fundamental de la operación incluso aunque no todos ellos la deseasen.
  2. La empresa ha sufrido una merma en su capacidad para realizar inversiones, se ha quedado sin tesorería y el tamaño de su balance ha disminuido.
  3. El patrimonio neto de la sociedad ha disminuido en el orden de la cuantía bruta del dividendo.
  4. Se ha llevado a cabo el pago de un impuesto mediante una retención a los accionistas por el 19% que posteriormente compensarán en sus respectivas declaraciones.

Sin embargo, existe otra manera de remunerar el capital de las empresas cotizadas: mediante la entrega de acciones a través una ampliación de capital liberada con cargo a reservas. El proceso radica, fundamentalmente, en que en este caso no hay una salida de flujos desde la empresa hacia el accionista y que este acudirá al mercado para obtener la liquidez en el momento que él considere más adecuado, en caso de que la necesite.

Del mismo modo, al iniciar el proceso de ampliación de capital, los accionistas recibirán un derecho de suscripción preferente que, en el caso de que prefiriesen la liquidez, podrían vender en el mercado secundario. Este procedimiento además cuenta con la ventaja fiscal de que la venta de los derechos no tributa en el momento de realizarse, sino que se difiere al reducirse el valor de adquisición de las acciones que generaron los derechos. Es decir, que a través de la venta de los derechos de suscripción se obtiene un resultado similar a que hubiesen obtenido vía dividendos, o incluso más eficiente desde el punto de vista fiscal.

En el caso de llevar a cabo la retribución al accionista de ese modo, los asientos contables que realizaría la empresa serían los siguientes:

Quedando el balance de situación final de la siguiente manera:

Los principales aspectos de este proceso serían los siguientes, en comparación con la retribución mediante dividendos:

  1. Se ha producido una retribución al accionistas en especie (mediante acciones), que podrá hacer líquida tanto en el momento de la ampliación de capital mediante la venta de los derechos de suscripción preferente, como con posterioridad con la enajenación de las acciones.
  2. La empresa sigue teniendo la misma capacidad de inversión que antes de la operación, puesto que no se ha producido una salida de tesorería. Esto implica poder llevar a cabo un nivel de inversiones superiores sin necesidad de tener que acudir en busca de nueva financiación.
  3. No se ha producido una reducción del patrimonio neto de la sociedad, lo que implica mayores niveles de solvencia para la misma.
  4. Fiscalmente, se ha diferido el pago de los impuestos hasta el momento en el que se decida vender las acciones.

Además, el mercado parece reconocer la eficiencia tanto para la empresa como para los accionistas de las ampliaciones de capital liberadas, tal como muestran los siguientes cuadros, extraídos del trabajo de fin de carrera que se puede consultar en esta misma página web. Los datos procesados van desde 1999 (entrada en funcionamiento del Euro) hasta el año 2007, por el momento en el que se realizó el estudio:

Como se puede apreciar, las ampliaciones de capital liberadas han obtenido mejores resultados con respecto al Ibex 35, el Índice General de la Bolsa de Madrid, y el resto de tipologías de ampliaciones de capital.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, se podrían destacar los siguientes puntos de las ampliaciones de capital liberadas:

  1. Son una forma de retribución al accionista que no debilita la financiación de la empresa, mientras que los dividendos suponen una salida de caja.
  2. Los accionistas pueden obtener la misma liquidez, o incluso superior debido a las ventajas fiscales, en el momento que lo deseen, en vez de estar supeditados al calendario de dividendos de la empresa.
  3. Las empresas que han llevado a cabo ampliaciones de capital liberadas han tenido un mejor comportamiento bursátil en el periodo comprendido entre 1999 y 2007.
JP.
2 comentarios

La vaca púrpura

"Diferénciate para transformar tu negocio"

Título: La vaca púrpura ("Purple Cow")

Autor: Seth Godin

Valoración: 4/10

Editorial / Año de publicación / nº páginas: Gestión 2000 / 2002 / 184 págs.

ISBN: 978-84-9875-087-4

Hoy terminé de leer este pequeño libro que trata sobre la manera de crear productos con éxitos y la importancia del marketing en su desarrollo. Se basa en la premisa de que la relación entre la industria y la televisión (refieriéndose con ello a la publicidad) ha desaparecido. Según el autor, tesis que desarrolla a lo largo del libro, la industria invertía dinero en publicidad para obtener beneficios, reinvirtiendo estos, a su vez, en más publicidad para generar más beneficio... Un círculo vicioso...

En cambio, lo que Seth Godin propone es crear productos basados en características extraordinarias, que sean capaces de satisfacer plenamente las necesidades de los consumidores pero no de manera generalista, como hacía la industria antaño con la publicidad, sino de manera específica y segmentada. Se trata de crear ideas, conceptos, servicios o productos que llamen la atención de los clientes por ser novedosos y rompedores en el mercado. El autor analiza diversos casos de empresas con éxito que han llevado a cabo estrategias similares: Starbucks, Apple o Google.

Sin embargo, y a pesar de que comparto plenamente la idea central, creo que el libro tiene dos grandes fallos que me han dificultado su lectura y que, al final, llegué a pasar hojas sin estar realmente interesado en lo que estaba leyendo:

  • Uno, en muchos casos usaba empresas conocidas a nivel mundial, pero en otros tantos hablaba de compañías estadounidenses, e incluso locales que no conocía. Esto hacía que no pudiese comprender plenamente la idea que trataba de transmitir.
  • Dos, trataba los casos muy por encima y sin entrar al detalle, lo que me dejaba con la sensación de que me estaba vendiendo la moto en vez de tratarme de convencer de que esos casos se ajustaban a la realidad y a su propuesta sobre el marketing. Este último aspecto lo achaco a que se trata de un texto divulgativo pero creo que era necesario tratar un poco más algunos temas. En algunas empresas, la discusión superaba un cuarto de cara de un libro de bolsillo, realmente pequeño.

Resumiendo, me ha parecido un libro directo en el lenguaje con una idea fenomenal pero pobre en su contenido. Lástima que el texto no fuese tan extraordinario como la idea que trataba de vendernos. Seguiré buscando su vaca púrpura.

 JP.

Deja un comentario

Hayek vs. Keynes (parodia hip-hop)

Me llegó a través de twitter (@GRN_HG ) este genial  (freaky) vídeo en el que dos grandes economistas se enfrentan en una parodia a ritmo de hip-hop. Hablo de F.A. Hayek, propulsor de la Escuela Austriaca de Economía, y del archiconocido John M. Kaynes, padre de la corriente económica intervencionista que lleva su nombre, el keynesianismo.

Independientemente de lo que puedan pensar unos y otros de cada escuela, merece la pena ver el vídeo hasta el final, e incluso verlo repetidas veces para darse cuenta de algunos detalles que están un poco más escondidos (¿tongo?)... En definitiva, es un hilarante vídeo y espero que consiga que esbocen una sonrisa.

Bonus: Aquí les dejo un enlace al vídeo original, con más calidad y con posibilidad de incorporar los subtítulos en inglés.

JP.

Deja un comentario