Saltar al contenido →

Categoría: Noticias

Un niño de 13 años crea un sistema que mejora la energía solar en un 20% gracias a Fibonacci

Acabo de leer esta noticia en RTVE.ES que habla de como un estudiante de instituto, aplicando unos conocimientos científicos básicos como es la sucesión de Fibonacci, ha diseñado una estructura de colocación de placas solares que mejora la eficiencia de las mismas en hasta un 50% (20% de media).

El muchacho en cuestión hizo, simple, llana y tan extraordinariamente el ejercicio de observar a los mejores recolectores de energía solar, los árboles, analizar el patrón de la estructura de sus hojas y... Voilà! Una mejora de eficiencia espectacular... ¡Y todo esto con tan solo 13 años!

Modelo de árbol fotovoltaico eficiente

Creo que lo que ha hecho este niño es un ejercicio meridiano de humildad y de cómo incluso las mejores mentes no son capaces de superar a los millones de años de conocimiento acumulado por la evolución de la Naturaleza.  Habrá que pensar formar de aplicar este tipo de experiencias que redunden una distribución más eficiente de los escasos recursos que disponemos para intentar mejorar la calidad de vida y generación de valor...

Actualización (Bonus III - lo pongo por encima del resto debido a su importancia): A través de un comentario, Eddie nos pasó este magnífico enlace a un avance del programa Redes, que se puede ver al completo en Internet. En él, se habla de cómo los seres humanos deberían copiar lo que hace la naturaleza para ser más eficientes. ¡Muchas gracias, Eddie!

 Bonus: dejo otro ejemplo de actualidad donde se puede apreciar la sucesión de Fibonacci en la Naturaleza, esta vez a través de su desarrollo en espiral aúrea, el huracán Irene.

Huracán Irene en su formación sobre el océano Atlántico

Bonus II: Otra foto de Irene donde, además, viene marcada la espiral áurea, por cortesía de @Gerson_hg

 

Espiral áurea superpuesta al huracán Irene

JP.

Un comentario